miércoles, 11 de enero de 2017

Plebiscito 2017 en Puerto Rico






El status colonial de Puerto Rico, la monumental crisis fiscal y la nueva gobernanza bajo la sombra de la impuesta Junta de Supervisión Fiscal (JSF) fueron los temas protagonistas en la sesión inaugural de la décimoctava Asamblea Legislativa.

Ayer, la larga jornada arrancó con la juramentación de Thomas Rivera Schatz y Carlos “Johnny” Méndez como presidentes del Senado y la Cámara de Representantes, respectivamente, y con la radicación de un proyecto que cuenta con el apoyo del gobernador Ricardo Rosselló y que busca que los puertorriqueños decidan en varios meses en las urnas el status político del País.

Por segunda ocasión, y de manera histórica, el legislador Rivera Schatz tomó cargo de la presidencia de la Cámara Alta advirtiendo que, como parte de sus gestiones, agotará los esfuerzos que sean necesarios para reclamar al gobierno federal que atienda la “nefasta” y “discriminatoria” situación colonial de la Isla de la misma forma que fomenta procesos democráticos e igualitarios en otras jurisdicciones internacionales “como Cuba”.

En un extenso mensaje, Rivera Schatz expresó que este cuatrienio el Senado será uno de “esperanza” y “cambio”, aunque reconoció el escenario de incertidumbre que abate al País a causa de la crisis económica.

Enumeró los problemas que enfrenta la Isla en términos sociales, económicos, de seguridad y administrativos y, en un tono furioso dijo que “a todo eso nos arrastró el colonialismo”.

“Más allá de estar culpándonos unos a otros, debemos reconocer que las verdaderas raíces de la crisis en Puerto Rico están directamente relacionadas con esta condición colonial que llaman Estado Libre Asociado”, agregó.

Luego, en conferencia de prensa, explicó que ayer se encontraba en trámite legislativo el Proyecto del Senado 51 para establecer la Ley para la Descolonización Inmediata de Puerto Rico.

Expresó que la medida propone realizar un plebiscito para el 28 de mayo en el que se le ofrezca a los votantes la opción de elegir entre dos opciones: Estadidad o Soberanía propia y separada de Estados Unidos. Estas propuestas son finales, permanentes, no coloniales y no territoriales, aseveró.

De ganar esta última alternativa, según se detalla en el documento, se llevaría a cabo un referéndum el 24 de septiembre en el que los electores tendrían que decidir una de dos vertientes para solicitar al gobierno federal la descolonización: un “tratado de libre asociación” entre Puerto Rico y Estados Unidos; o la proclamación de la “independencia total”.

De otra parte, si la “estadidad” es la alternativa mayoritaria le corresponderá al gobierno federal proponer y calendarizar un plan de acción y transición “para hacer valer esa expresión democrática de autodeterminación con la urgencia que la reclaman los ciudadanos de Puerto Rico”.

 Detalló que para esta consulta se utilizarían $5 millones, incluidos los gastos de campaña educativa a la ciudadanía. De éstos, $2.5 millones serán de los fondos provistos en el 2014 por el congreso federal y el restante de “cualquier otro fondo estatal disponible”.

Rivera Schatz no precisó si la consulta cuenta con el aval del Gobierno de Estados Unidos.
 Sin embargo, no descartó llegar hasta el Departamento de Justicia Federal para que defina las fórmulas de status no territoriales ni coloniales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario